Loading...

miércoles, 2 de noviembre de 2011

EL DERECHO A LA VIDA ES SAGRADO

“Esta es mi vida eterna” "El Materialismo"
Los que vienen implícitamente a reconocer las  sentencias reseñadas es que la vida humana tiene una extraordinaria seriedad, especialmente en la sociedad secularizada, precisamente porque es la única vida que cuenta para muchos. Al haberse oscurecido la fe en otra vida ultraterrena (“ésta de aquí es mi vida eterna”, dicen los no creyentes), el avance de legislaciones que la hieren en su inicio o en su ocaso es una paradoja que, como ha observado D´Agostino, contradice la propia imagen que el hombre de la postmodernidad ha construido de sí mismo. Tal vez por eso están apareciendo cada vez con más frecuencia los “nuevos herejes de la izquierda”: pacifistas, ecologistas, feministas, “agnósticos de toda la vida”, que, consternados por la matanza de unos 40 millones de niños al año, de pronto, se convierten en pro-vida. La particular odisea de Norma MCCorvey (alias Jean Roe, la heroína  prochoice americana) fue todo un ejemplo. A los 49 años, después de ser una activista incansable pro aborto, decidió que había sido manipulada durante 25 años: hoy es una pro-vida de primera línea.
Poco a poco parece que los Tribunales –en uno y otro lado del Atlántico-  van contemplando las relaciones entre el derecho y la vida humana con mayor rigor y equilibrio, sin los simplistas planteamientos que conducían a “desequilibrar” la balanza de los derechos a favor de la mujer y contra el no nacido.

2 comentarios:

  1. Verdaderamente hermoso, estas palabras solo denotan la belleza del alma del autor.
    Felicidades por conservar un ímpetu así
    Fructíferos saludos
    Brenda Ladurie

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga Brenda,por tan gratificantes palabras no debe de ser menos hermosa el alma de quien las dice,me siento muy feliz por llegar a los corazones con mis modestas opiniones en esta sociedad materialista que todo lo quiere comprar con dinero ,pero las cosas de Dios sólo se consiguen con buenas obras y ahí todos somos iguales si queremos.Un fuerte abrazo,amiga.

    ResponderEliminar