Loading...

jueves, 23 de febrero de 2017

"LA POBREZA Y FALTA DE CARIÑO ACORTA LA VIDA."(José Ángel Miyares Valle.

Foto: José Ángel Miyares Valle
 

"LA POBREZA Y FALTA DE CARIÑO ACORTA LA VIDA."(José Ángel Miyares Valle.

Es de lógica, al no poder medicarse y comer peores alimentos, padecer más frio y calor , gripes incurables junto a otras enfermedades, lógico que la vida se acorte para las personas pobres  que van a ser muchas , pero eso la sociedad materialista no le importa, pues las personas mayores, enfermas, no son rentables para la sociedad,  al no considerarles otros valores, como antes se decía la experiencia y los consejos ¿Quién tiene tiempo para escuchar a una persona mayor en una sociedad de vértigo? 

Se ha perdido el sentido de familia, aquella donde lo habitual era el respeto y lo que decían los abuelos, cúmulo de la experiencia y saber por su edad, iba a misa, se les pedía consejo y siempre eran sosegados y acertados, nunca te llevaban a cometer error y, abuelos entrañables que nos contaban cuentos al calor de la cocina de leña en las noches largas de invierno, mientras  la tormenta gemía a través de las gritas de las viejas puertas y a la luz de un candil o carburo, escenario cálido de amor familiar. Aquellos que tuvimos la suerte de nancer en una casa humilde de un pueblo donde no había llegado la luz eléctrica, entre montañas, donde las estrellas y la luna llena te acompañaba  por los caminos angostos en las noches  de esbillas o esfoyazas. Allí donde los vecinos bien avenidos, una vez realizadas las tareas del día , se reunían para quitar las hojas a la mazorcas del maíz o enristrarlas. Los niños jugábamos a escondernos debajo de la fuella u hojas, mientras los jóvenes se hacían requiebros o se cortejaban bajo la mira atenta de padres y abuelos que charlaban animadamente de sus vacas ,ovejas, cabras, siembras o de la inclemencias del tiempo.

Un vez terminada la tarea, derribado el montón de maíz, convertido en riestras o ristras de mazorcas que se colgarían al día siguiente en la tanobia o corredor del hórreo para secar, por los hombres más duchos en el arte de enristrar, se pasaba a disfrutar de la garulla que era una especie de degustación de licores, sidra dulce, nueces, avellanas, casadielles, (parecido a empandilla), castañas asadas etc.

No entrada mucho, la noche y terminada la ayuda vecinal,  emprendían el regreso de las familias a sus respectivos caseríos por caminos peónales o caminos sólo para personas entre risas y requiebros de los jóvenes y el guirigay de los niños a la luz de los faroles, mientras la helada blanqueaba los campos, los perros ladraban en la lontananza y las estrellas tiritaban en el limpio cielo.

Vemos ahora muchos de nuestro mayores en residencias, arrojados de nuestro cariño, olvidados, tristes, esperando el día de su muerte donde serán llorados y  cargados de flores, coronas y de cintas con muestra de cariño ficticio ¡cuánto hemos perdido como personas humanas y amor a nuestros  mayores, qué nos lo han dado todo¡

No es un cuento, es un homenaje a mis mayores, es mi vivencia, así lo viví y así lo escribo.  

José Ángel Miyares Valle

domingo, 1 de enero de 2017

MI CARTA A LOS REYES MAGOS(José Ángel Miyares Valle)


Foto; José Ángel Miyares Valle)
 
"MI DESEO PARA EL 2017"
Quisiera ver luz en la noche oscura,
no mirar hacia atrás por sospecha,
salir del cajero con tranquilidad.
Que no me metan la mano en los bolsillos
políticos, hacienda, alimentos, eléctricas,
bancos, telefonía, seguros.......
No dormir a sobresaltos, pensando...
 qué será  lo que el nuevo día me depara,
no asomarme a  las televisiones para ver banalidades,
ni oír tertulias y complacencias políticas, exculpatorias.
Ver políticos vacios, alejados del pueblo,
políticos  cortos mentales, fachadas blanqueadas,
inconsistentes, endebles, mediocres.....
Quisiera ser dueño de lo mi voluntad, de mi dinero,
mis derechos, mis libertades amparados,
por una justicia ágil, imparcial, veraz,
que no hagan distinciones entre pobres y ricos,
poderosos y humildes...........no les influya la política.
Oír canciones en la calle y tabernas.
ver sonreír la gente contando chistes.
padres orgullosos  de sus  hijos e hijos agradecidos,
abuelos en el calor del hogar junto a sus seres queridos,
familias unidadas en el amor ,felicidad y solidaridad.
Que desapareciera al palabra corrupción del diccionario,
sonara con intensidad empleo, ver pobres, ricos,
ricos solidarios ,altruistas y dadivosos.
No oír hablar de guerras, ni de atentados,
un mundo mejor, donde triunfe el amor,
donde el amor  y la paz haga callar las armas,
donde los días tenga 25 horas de felicidad,
donde los niños se cansen de jugar en jardines
sin  despegarse de los tiernos brazos de sus madres.
Prometo entregarme en mi deseo y obra ,e intentar lograr
esta utopía de meta inalcanzable,
que aunque me quede a medio camino,
algo habré alcanzado, ¡sígueme compañero/a¡
es un camino difícil pero no imposible
y recuerda mañana será hoy, la noche día,
la incertidumbre esperanza ,
en ti esta luchar por una realidad mejor,
¡no me dejes sólo en mi deseo y anhelo¡
pues el camino es muy largo ,difícil, triste y aburrido.
José Ángel Miyares Valle

viernes, 23 de diciembre de 2016

martes, 25 de octubre de 2016

LA IGLESIA PROHÍBE ESPARCIR LAS CENIZAS DE LOS DIFUNTOS O TENERLAS EN CASA.

El Papa en la plaza de San Pedro.

La Iglesia prohíbe esparcir las cenizas de los difuntos o tenerlas en casa.



El incumplimiento de esta medida puede suponer la negación del funeral al fallecido.

La Iglesia católica sigue prefiriendo enterrar a los muertos, pero en el caso de que –por razones higiénicas o por la voluntad expresa del finado—se optase por la cremación, prohíbe desde hoy que las cenizas sean esparcidas, divididas entre los familiares o conservadas en casa. Según un documento redactado por la Congregación para la Doctrina de la Fe –el antiguo Santo Oficio-- y firmado por el papa Francisco, la prohibición pretende evitar cualquier “malentendido panteísta, naturalista o nihilista”.
El documento aprobado, que se titula Instruccion Ad resurgendum cum Christo y sustituye a otro de 1963, advierte de que "no se permite la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos". Y va más allá: "En el caso de que el difunto hubiera sido sometido a la cremación y la dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana, se le ha de negar el funeral". La Congregación para la Doctrina de la Fe justifica la elaboración de un documento así de drástico como reacción a las nuevas prácticas en la sepultura y en la cremación "contrarias a la fe de la Iglesia".

La conservación de las cenizas en el hogar solo se contemplará "en casos de graves y excepcionales circunstancias", o cuando una persona lo pida "por piedad o cercanía", ha explicado el consultor de la Congregación de la Doctrina de la Fe, el español Ángel Rodríguez Luño, en la rueda de prensa de la presentación del documento. Para la Iglesia, "la conservación de las cenizas en un lugar sagrado ayuda a reducir el riesgo de apartar a los difuntos de la oración". Además, "se evita la posibilidad de olvido, falta de respeto y malos tratos, que pueden sobrevenir sobre todo una vez pasada la primera generación, así como prácticas inconvenientes o supersticiosas".
Según la Congregación para la Doctrina de la Fe, las cenizas deben mantenerse "por regla general en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, si es el caso, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente. El prefecto de la Congregación, el muy conservador cardenal alemán Gerhard Mueller, llegó a decir durante la presentación del documento: "Los muertos no son propiedad de los familiares, son hijos de Dios, forman parte de Dios y esperan en un campo santo su resurrección".
Aunque la Iglesia admite que "no ve razones doctrinales" para prohibir la cremación --"la cremación del cadáver no toca el alma y no impide a la omnipotencia divina resucitar el cuerpo", el secretario de la Comisión Teológica Internacional, Serge-Thomas Bonino, la calificó como "algo brutal", por tratarse de "un proceso que no es natural, sino que interviene la técnica y que además no permite a las personas cercanas acostumbrarse a la falta de un ser querido".
ES PARA QUE NO DESAPAREZCA LA FE Y EL RESPETO A LOS MUERTOS ,NI SU RECUERDO AL MENOS UNA VEZ AL AÑO POR LA FESTIVIDAD DE LOS DIFUNTOS.

viernes, 8 de abril de 2016

EL PAPA ABRE LOS BRAZOS A LOS DIVORCIADOS

El Papa junto a una pareja recién casada en el Vaticano

El Papa abre la Iglesia a los divorciados que vuelvan a casarse´.Francisco dice en su exhortación apostólica sobre la familia que "nadie puede ser condenado para siempre"

Durante su exhortación apostólica sobre la familia, el papa Francisco se dirige a los divorciados vueltos a casar para decirles que “no sólo no tienen que sentirse excomulgados, sino que pueden vivir y madurar como miembros activos de la Iglesia”, y advierte de que “ya no es posible decir que todos los que se encuentran en una situación así llamada irregular viven en pecado mortal”. Jorge Mario Bergoglio asegura que “nadie puede ser condenado para siempre”, y añade: “No me refiero sólo a los divorciados en nueva unión, sino a todos, en cualquier situación en que se encuentren”. El Papa pide al clero amplitud de miras y misericordia a la hora de discernir quién puede tener derecho a los sacramentos: “Es mezquino detenerse solo a considerar si el obrar de una persona responde o no a una ley o norma general. A los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas, sino el lugar de la misericordia del Señor.”
La exhortación apostólica Amoris Laetitia, de 261 páginas en su versión en español, recoge e interpreta las consideraciones expresadas por los obispos durante el Sínodo de la familia, pero está llamada –muy en el estilo de Francisco—a incomodar a los sectores más intransigentes de la Iglesia. Como si ya oyese al coro de los descontentos, Bergoglio advierte: “Un pastor no puede sentirse satisfecho solo aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones irregulares, como si fueran rocas que se lanzan sobre la vida de las personas”. A esos pastores los califica como “corazones cerrados”, que se esconden detrás de las enseñanzas de la Iglesia “para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas”. El Papa llama a analizar las condiciones de cada caso, y advierte: “Es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado, se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda creer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia”. Y añade, pero solo a pie de página, pese a la importancia de la cuestión: “En ciertos casos, podría ser también la ayuda de los sacramentos”.
No obstante, y “para evitar cualquier interpretación desviada”, el Papa recalca que “de ninguna manera la Iglesia debe renunciar al ideal pleno del matrimonio cristiano, reflejo de la unión entre Cristo y su Iglesia, y que se realiza plenamente en la unión entre un varón y una mujer” que “se donan recíprocamente un amor exclusivo” y “hasta la muerte”. El párrafo siguiente del capítulo octavo dice: “Otras formas de unión contradicen radicalmente este ideal, pero algunas lo realizan al menos de forma parcial y análoga”. Bergoglio recoge la propuesta de los padres sinodales de “valorar los elementos constructivos en aquellas situaciones que todavía no corresponden o ya no corresponden” a la figura del matrimonio. A partir de ahí, el Papa advierte sobre las “dos lógicas que recorren toda la historia de la Iglesia, marginar y reintegrar”, y advierte de que, “desde el concilio de Jerusalén en adelante, el camino de la Iglesia es el de no condenar a nadie para siempre y difundir la misericordia de Dios a todas las personas que la piden de corazón sincero, porque la caridad verdadera siempre es inmerecida, incondicional y gratuita”.
El Papa también hace autocrítica sobre ciertas actitudes rígidas de la Iglesia que han provocado rechazo: “Debemos ser humildes y realistas para que reconocer que a veces nuestro modo de presentar las convicciones cristianas y la forma de tratar a las personas han provocado lo que hoy lamentamos (…).Muchos no sienten que el mensaje de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia haya sido un claro reflejo de la predicación y de las actitudes de Jesús que, al mismo tiempo que proponía un ideal exigente, nunca perdía la cercanía compasiva con los frágiles, como la samaritana o la mujer adúltera (…). Estamos llamados a formar las conciencias, pero no a pretender sustituirlas”.
La exhortación, al hilo del Concilio Vaticano II, se muestra a favor de “una positiva y prudente educación sexual” para niños y adolescentes “conforme avanza su edad” y “teniendo en cuenta el progreso de la psicología, la pedagogía y la didáctica”, pero se pregunta si las “instituciones educativas [de la Iglesia] han asumido este desafío”. Después de abogar por una información sexual que desarrolle un “sentido crítico” frente a “la invasión de propuestas” y de “pornografía descontrolada”, el Papa defiende el “sano pudor” y critica que, “con frecuencia”, la educación sexual se concentre en una invitación a mantener un “sexo seguro”. “Esta expresión”, sostiene la exhortación apostólica, “transmite una actitud negativa hacia la finalidad procreativa natural de la sexualidad, como si un posible hijo fuera un enemigo del cual hay que protegerse. Así se promueve la agresividad narcisista en lugar de la acogida. Es irresponsable toda invitación a los adolescentes a que jueguen con sus cuerpos y deseos, como si tuvieran la madurez, los valores, el compromiso mutuo y los objetivos propios del matrimonio. De ese modo se los aliente alegremente a utilizar a otra persona como objeto de búsquedas compensatorias de carencias o grandes límites”.
Aunque la exhortación apostólica no se detiene a analizar el escándalo de la pederastia dentro de la Iglesia, el Papa no deja pasar la ocasión para advertir de que “el abuso sexual de los niños se torna todavía más escandaloso cuando ocurre en los lugares donde deben ser protegidos, particularmente en las familias y en las escuelas y en las comunidades e instituciones cristianas”.
BRAVO POR EL PAPA, ERA INCOMPRENSIBLE QUE LA CURIA SE OPONGA A SALVAR A LAS OVEJAS DESCARRIADAS, COMO NO VAN ESTAR VACÍAS LAS IGLESIAS SI SUS PASTORES ESPANTAN EL REBAÑO, HAN OLVIDADO LAS ENSEÑANZAS DE JESÚS.

domingo, 27 de marzo de 2016