Loading...

domingo, 24 de diciembre de 2017

PENSANDO CON LA ALMOHADA-NAVIDAD. (Por José Ángel Miyares Valle)

foto. José Ángel Miyares Valle

HOY DE CAMINO MATINAL, NAVIDAD.
Hoy, en mi paseo matinal, en la ruta de los chalets, observé que escaseaban los adornos navideños de otros tiempos, todo estaba en silencio, no se oía música ni villancicos y me repreguntaba, si es que estamos deprimidos o es que se ha perdido el espíritu navideño de otras épocas, llegando a la conclusión, que un  hay poco de todo.
Hasta los perros los vi en sus jardines alicaídos, sin ánimo de ladrar e incluso las campanas del  un lejano campanario tañían de forma perezosa.
Mis recuerdos se retrotrajeron a los tiempos de los villancicos en cualquier lugar, calles, comercios, casas , risas de chiquillos y mayores, canciones y chistes en los bares, hoy nada silencio y nostalgia del caminante.
Contrasta con la alegría que las televisiones y periódicos que quieren transmitirnos,  familias felices, pero por más qué propaguen felicidad, ésta no se fabrica lejos del corazón  y hoy el corazón de los españoles está triste.
No me hagan mucho caso, quizás sea la nostalgia de otros tiempos, mis párpados se cierran con la esperanza de que me arrullen con villancicos en el sueño.
¡Felices fiestas navideñas, amigos¡, a esperar por tiempos mejores.
José Ángel Miyares Valle.

sábado, 23 de diciembre de 2017

ASI SERA TU VIAJE AL CIELO DESPUES DE MORIR (no apto para menores, cardi...



ASI SERA TU VIAJE AL CIELO DESPUES DE MORIR (no apto para menores, cardiacos ó sensibles)

PERSONAS SIN HOGAR, CENA DE NAVIDAD EN CÁRITAS MADRID 2016.

Imagen de la Nochebuena de 2016 en una de las parroquias de Cáritas Madrid

Personas sin hogar, la soledad que «más duele» en Navidad.

Vivirán esta época del año de una forma muy diferente: sin mesas llenas de comida, buena compañía o villancicos sonando de fondo

Más de 500 personas duermen en las calles de Madrid, según los últimos datos del Ayuntamiento de la ciudad. El total asciende a 2.217 si se contabiliza a los que pernoctan en pisos y centros o los que se han asentado en algún lugar. Con la única compañía de un saco de dormir, cartones y poca ropa de abrigo, sobreviven a diario, protagonizando escenas que parecen incrementarse en épocas concretas del año, como durante la Navidad.
La otra cara de las cenas familiares, los reencuentros y las mesas llenas de comida la componen estos «sin techo» o las personas con escasos recursos que no pueden permitirse un poco de jamón estos días.
Son numerosas las asociaciones u organizaciones, como Cáritas o Manos Unidas, que, día tras día, tratan de aportar un «granito de arena» a la causa, con donaciones de ropa, alimentos e, incluso, monetarias. «Tratamos de celebrar con ellos la vida, dentro de sus dificultades», afirma Javier Hernando, secretario general de Cáritas Madrid, a la vez que enumera las personas que podrán tomar un caldo caliente la noche del 24 de diciembre.
Dicho de otra forma, 300 personas que duermen a diario en la calle recibirán mañana un menú para consumir, quedando a elección de cada uno si quieren aceptarlo. No siempre dicen que sí, «quizás porque no quieran tomarlo o por los motivos que ellos tengan», continúa. Aún sin saber qué conllevará dicha cena, todos los años no suele faltar un caldo caliente, bebidas, pan con fiambre y algún dulce para el postre.
Entrega del menú de Nochebuena del pasado año
Entrega del menú de Nochebuena del pasado año
Son universitarios, que se ofrecen voluntarios, los encargados de recorrer las calles de la capital en busca de estas personas, ofreciendo una ayuda que no soluciona nada pero ayuda a pasar la noche de una forma más amena.
También, en parroquias de la capital española se llevan a cabo cenas solidarias, «donde invitamos a familias que tienen dificultades para sobrevivir en el día a día», apunta Hernando.
Desde Manos Unidas, por su parte, afirman que «un tercio de nuestros alimentos acaban en la basura, mientras 800 millones de personas siguen pasando hambre en el mundo». En base a ello, lleva a cabo la campaña para concienciar sobre la pérdida de comida en estas fechas, para sensibilizar a favor de los que «más lo necesitan».

«Un extra navideño»

Toda época del año tiene sus alimentos estrellas, aquellos típicos de una estación o de un mes en concreto. En Navidad, podría resumirse en turrones, roscones y, fuera de la alimentación, en regalos. Ya sea por amigos invisibles, Papa Noel o, por el día más especial, el 6 de enero con los Reyes Magos. Estos últimos suelen poseer un fuerte valor económico, imposible de alcanzar para muchas personas sin hogar o con bajo recursos.
«Son muchas las familias que aportan juguetes para aquellos niños que no puedan recibir ninguno en Reyes», informa Hernando. También, gracias a las aportaciones, pueden incluir «alimentos extra» en las bolsas de comida que proporcionan: turrones, roscón de reyes, un poco de jamón ibérico o cestas de regalos canalizadas para que lleguen a diferentes centros de exclusión social. «Los alimentos se organizan en función de las necesidades de cada zona, pero siempre tratamos de dar un pequeño plus que pueda alegrar un poco en estos días», concluye.
SIGLO XXI Y CRECIENDO LA MARGINACION DESPUÉS DE TANTAS GUERRAS SOCIALES NO ADELANTAMOS NADA, LOS RICOS SIEMPRE GANAN.

domingo, 17 de diciembre de 2017

ASI VIVE EL HOMBRE MAS RICO DEL MUNDO.



Publicado el 19 oct. 2017
Dubái es la capital mundial del lujo y la extravagancia, en este lugar podemos encontrar automóviles bañados en oro, celulares llenos de diamantes y piedras preciosas, edificios que con su altura sobrepasan las nubes, hombres con muchas esposas y personas sacando a pasear a un león al parque, en lugar de a su perro.

Mohamed bin Rashid Al Maktum es el jeque de Dubái, además de ser el actual primer ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos. Entre sus hijos podemos encontrar al famoso Hamdan Bin Mohammed bin Rashid Al Maktoum, quien cuenta con 34 años, es el príncipe de Dubái y el más atractivo de los futuros reyes.

EL PAPA FRANCISCO: SI QUITAMOS A JESÚS,LA NAVIDAD,ES UNA FIESTA VACÍA.¡JESÚS ES EL CENTRO¡

El Papa Francisco

El Papa Francisco: «Si quitamos a Jesús, la Navidad es una fiesta vacía. ¡Jesús es el centro!».

Agradece a los fieles el canto de «¡Cumpleaños feliz!» por su 81 aniversario en la plaza de San Pedro.

Como reacción a la deriva excesivamente comercial y al saboteo de algunas autoridades públicas, el Papa Francisco ha advertido este domingo que «Si quitamos a Jesús, ¿qué queda de la Navidad? Una fiesta vacía…». Y en tono muy fuerte ha insistido: «¡No quitéis a Jesús de la Navidad! ¡Jesús es el centro!».
El encuentro para el rezo del Ángelus con veinticinco mil fieles en la plaza de San Pedro tenía un sabor familiar por la presencia de chiquillos romanos que vienen a recibir la bendición del Papa a las pequeñas imágenes del Niño Jesús que ellos mismos custodiarán en sus casas hasta colocarlas en el Nacimiento la noche del 24 de diciembre.
En una pausa de las palabras del Santo Padre, las personas reunidas en la plaza empezaron a cantar un entusiasta «¡Cumpleaños feliz!», por su 81 aniversario, a lo que ha respondido, emocionado: «¡Muchísimas gracias! ¡Muchísimas gracias!».
En realidad, Francisco había celebrado ya la fiesta invitando a desayunar a varias personas sin techo de los alrededores del Vaticano y manteniendo poco después un encuentro muy simpático con los niños de inmigrantes y refugiados de docenas de países que acuden al ambulatorio infantil gratuito «Casa Santa Marta», instalado en su propia residencia.
En ese rato entrañable, en el que hubo felicitaciones, canciones e incluso juegos malabares, el Papa había dicho a los jóvenes papás y mamás: «Custodiad la alegría de los niños. No los entristezcáis. Deben crecer siempre con alegría», pues «la alegría es como la buena tierra, y un alma alegre es como la buena tierra, que hace crecer la vida y los buenos frutos».
En el rezo del Ángelus, Francisco ha vuelto a hablar de alegría por ser el tema del tercer domingo de Adviento, a solo una semana de la Nochebuena.
Después de recordar el consejo de San Pablo a los cristianos de Tesalónica - «Estad siempre alegres»-, el Papa ha afirmado que «cuando más nos enraizamos en Cristo, mas recuperamos la serenidad interior incluso en medio de las contradicciones diarias».
Por ese motivo, según el Santo Padre, «un cristiano que ha encontrado a Jesús no puede ser un profeta de desventuras sino un testimonio y un heraldo de alegría. Una alegría para compartir con los demás, una alegría contagiosa que hace más llevadero el camino de la vida».
El Santo Padre ha invitado a rezar por la liberación de seis religiosas secuestradas en Nigeria hace ya un mes, y ha dedicado un saludo especial a varios grupos de peregrinos, incluidos los de Salamanca.
El próximo domingo 24 de diciembre, el Papa celebrará la misa de Nochebuena a las 21.30 en la basílica de San Pedro. Se le sigue llamando «misa del gallo» porque antes se celebraba a medianoche y mucha gente en el medio rural llegaba de regreso a sus casas casi al amanecer.
QUE LA NAVIDAD NOS TRAIGA TERNURA Y PAZ A TODOS LOS HOMBRES  Y MUJERES DE LA TIERRA,QUE MANA DESDE EL HUMILDE PESEBRE.

LA PRESENCIA CRISTIANA EN TIERRA SANTA ESTÁ EN SERIO PELIGRO.

Peregrinos nigerianos rezan en la gruta de la Iglesia de la Natividad, en Belén

Peregrinos nigerianos rezan en la gruta de la Iglesia de la Natividad, en Belén

«La presencia cristiana en Tierra Santa está en serio peligro».

Se marchan de Israel y Palestina empujados por el sectarismo y el sentimiento de rechazo.

«Cuando los israelíes ocuparon la Ciudad Vieja en 1967 pasaron casa por casa para hacer un censo y nos dieron un papel para que, pasada una semana, fuéramos a recoger un documento de identidad. Era el cuarto documento para mi padre, que antes había tenido el turco, el británico y el jordano. Yo tenía entonces 13 años y mi padre, para enfado del soldado israelí, me mostró el papel y me dijo que yo vería un quinto documento», recuerda Harout Sandrouni en su taller de cerámica del barrio armenio de la Ciudad Vieja de Jerusalén, abierto desde 1983 y uno de los centros de referencia para los amantes del arte armenio. Dos semanas después de que Donald Trump reconociera Jerusalén como capital de Israel y anunciara el traslado de la embajada de Estados Unidos una mezcla de impotencia y malestar se ha instalado en casas como la de los Sandrouni, miembros de una minoría cristiana cada vez menos numerosa en Tierra Santa. «Todos pelean por los lugares santos, pero nadie puede pretender tener su control absoluto, diga lo que diga Trump. Israel afirma que esta es su tierra, pero a nosotros no nos quieren. No se puede ocupar tierra con gente a no ser que les eches o les mates», reflexiona con tristeza este artesano que «aunque amo profundamente Jerusalén, me iría mañana mismo».
Pocas horas antes de su discurso sobre Jerusalén, los líderes cristianos de Tierra Santa, dejaron a un lado las diferencias internas entre comunidades y pidieron al presidente de EE.UU. que «nos ayude a todos a movernos en dirección a la paz y a un amor duraderos», una paz que «no puede ser alcanzada» si no se considera la ciudad santa como patrimonio «de todos». El Papa Francisco también solicitó a Trump «respetar el status quo» para evitar «nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya convulsionado». En la misma línea se pronunció el arzobispo de Canterbury, cabeza de la iglesia anglicana. Desde Egipto, el Papa copto, Teodoro II, rechazó reunirse con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que finalmente ha cancelado el viaje que tenía previsto a la región, en señal de protesta por la decisión Trump, que «no respeta los sentimientos de millones de árabes», y los caldeos de Irak también pidieron «respeto a las resoluciones de Naciones Unidas» sobre Jerusalén.

Comunidad partida por el muro

En la Ciudad Vieja de Jerusalén se encuentra el Santo Sepulcro y a menos de diez kilómetros, en Belén, la basílica de la Natividad. Los lugares santos se encuentran divididos por el muro levantado por Israel en 2004 y los cristianos que viven en Cisjordania, como el resto de palestinos musulmanes menores de 50 años, necesitan permisos especiales para poder acceder a la ciudad santa. Se estima que «el número total de cristianos en el territorio histórico de Palestina es de 170.000, de los que 120.000 viven en Israel y otros 50.000 residen en Jerusalén Este, Gaza y Cisjordania», según los datos del pastor luterano Mitri Raheb, que acaba de publicar el estudio «Cristianos de Palestina. Emigración, desplazados y diáspora» con la universidad Dar Kalima. Para este religioso nacido hace 55 años en Belén «nuestra simple existencia como cristianos es un inconveniente que imposibilita que el conflicto se pueda etiquetar de guerra religiosa entre judíos y musulmanes. No es un problema religioso, es un conflicto por la tierra y los recursos».
El estudio, realizado en base a mil entrevistados en los territorios ocupados, 500 cristianos y 500 musulmanes, refleja que «el porcentaje de población cristiana es cada vez menor y hemos pasado de ser el 11 por ciento de la población en 1850 al 1,7 por ciento, hoy». En cuanto a los motivos para dejar Tierra Santa «los dos principales son la crisis económica y los problemas políticos, es decir, la ocupación. Aquí los problemas religiosos o de presión del islamismo radical como motivo para emigrar no son los más importantes para los encuestados». El padre Raheb lamenta que «Trump y Pence hablan de los cristianos perseguidos en Siria o Irak, pero se olvidan por completo de quienes vivimos bajo ocupación de Israel y no se dan cuenta que está en serio peligro la presencia cristiana en Tierra Santa».
La tendencia a emigrar entre los cristianos de los territorios ocupados se extiende también a los que viven en Israel, «aunque en este caso no viven bajo ocupación y las condiciones económicas son mejores, pero eso no hace que no tengan en su mente el deseo de irse porque se sienten ciudadanos de segunda clase», apunta el padre Jamal Jader, del Patriarcado Latino de Jerusalén, que aclara que «es imposible tener cifras exactas de quienes se marchan, pero gracias a este estudio ahora sabemos la tendencia y el deseo de abandonar Tierra Santa».

Presión de los cristianos sionistas

Frente a este rechazo general por parte de la iglesia, la organización evangélica Cristianos Unidos por Israel (UCI, por sus siglas en inglés), liderada por el pastorJohn Hagee y con más de 3,8 millones de miembros en EE.UU., publicó un anuncio a toda página en The Washington Post de agradecimiento a Trump con el lema «nosotros y los millones de cristianos a los que representamos nunca olvidaremos tu acto de valentía». Este es uno de los grupos de presión más importante en el país y «Trump recibió el voto del 80 por ciento de la comunidad evangélica en las últimas elecciones, una cifra nunca alcanzada por otro candidato», según datos recogidos por The Washington Post.
En opinión de la UCI, «el gran obstáculo para la paz hasta ahora ha sido el oscuro sueño palestino de que podían echar a los judíos de Jerusalén e Israel». Este medio se puso en contacto UCI para intentar recabar su opinión frente al rechazo general de la iglesia en Occidente y en Oriente Próximo a declarar Jerusalén capital e Israel, pero la respuesta fue negativa.

Pueblos para la comunidad aramea

Quien sí habla, y en voz alta, es Shadi Jalul, activista de la comunidad aramea de Israel e impulsor de un proyecto que persigue «la construcción de tres pueblos para la minoría aramea en Galilea porque esta es nuestra tierra y los cristianos israelíes tenemos una identidad propia, no árabe. Lo que propongo es una revolución y que, como los judíos, también los cristianos tengamos derecho a nuestro pueblo sin contaminación árabe. Lugares a los que incluso se podría traer a cristianos de Irak y Siria que buscan refugio». Jalul, católico maronita de 41 años y padre de dos hijos, fue el primer cristiano en convertirse en oficial del Ejército de Israel, con el que combatió en Líbano, acusa a los líderes de la iglesia de «debilidad» porque «tienen miedo frente al islam radical y por eso critican declaraciones como la de Trump. Además, saben que Israel, a diferencia de los terroristas, no les cortará la cabeza por decir cosas así. En este país hay democracia y todos somos iguales ante la ley».
Jalul vive en Jish, al norte del país y muy cerca de la frontera con Líbano y Siria. Reza en arameo, la lengua empleada por Jesús, y lamenta profundamente que en Tierra Santa «los cristianos somos rehenes de los musulmanes y por eso se toman medidas como la de suspender las celebraciones navideñas en ciudades como Nazaret en señal de protesta por la decisión de Trump. ¿Alguien imagina los musulmanes cancelando un día de ramadán en solidaridad con los cristianos masacrados por el grupo yihadista Daesh en Mosul? Hay que decir la verdad de una vez y el mundo debe saber que vivimos oprimidos por la sociedad árabe, no por Israel».

A la espera del cambio

Alejado del debate político generado por Trump, Sandrouni prepara la Navidad y la llegada del nuevo año y ha colocado un timbre especial que arranca una serie de villancicos cada vez que un cliente se acerca al escaparate de la tienda. Un árbol iluminado preside la entrada y desde la cristalera principal, desde la que se divisa una de las rutas principales para llegar al barrio judío, ve pasar los días y observa los cambios que se producen en Jerusalén. «Amo esta ciudad, pero no me siento querido ni por mi propia iglesia, que tampoco se esfuerza en exceso porque sigamos aquí y por eso no quedamos más de 700 armenios. Ya me he sacrificado bastante, ¿para qué seguir?», se pregunta este artista en mitad de una tienda repleta de pequeñas obras de arte con colores y dibujos que solo pueden salir de sus manos. «Mi última esperanza es esperar el quinto papel del que habló mi padre en 1967 porque esto es Tierra Santa y la historia nos ha enseñado que las cosas cambian, sobre todo en Jerusalén».
NECESITAMOS UNA NUEVA CRUZADA CON ORACIÓN PERMANENTE.

viernes, 8 de diciembre de 2017

EL PAPA PIDE A LA INMACULADA."ANTICUERPOS" FRENTE A LA "DEGRADACIÓN MEDIOAMBIENTAL Y ÉTICA"

El Papa lee su mensaje durante la ofrenda de flores a la Virgen de la Inmaculada en la plaza de España en Roma

El Papa lee su mensaje durante la ofrenda de flores a la Virgen de la Inmaculada en la plaza de España en Roma.

El Papa pide a la Inmaculada «anticuerpos» frente a la «degradación medioambiental y ética».

Realiza la plegaria y ofrenda de flores a la imagen de la plaza de España.

En la tradicional ofrenda de flores ante la columna de la Inmaculada en la plaza de España, el Papa Francisco ha pedido este viernes a la Virgen que «ayude a la ciudad de Roma a desarrollar ‘anticuerpos’ contra los virus de nuestro tiempo». Entre ellos mencionó «la degradación medioambiental y ética» que, por desgracia, no es exclusiva de la Ciudad Eterna.
Como cada 8 de diciembre, los bomberos de Roma acudieron al amanecer con su altísima escalera para depositar una corona de flores en los brazos de la estatua de la Inmaculada, inaugurada por Pio IX en 1857 como recuerdo de la proclamación del dogma en 1854.
Por la tarde, en su breve oración personal ante la Virgen, el Papa Francisco ha recordado que venía «por quinta vez a tus pies como obispo de Roma», para agradecerle su protección a «las familias, los enfermos, los pobres, y tantas personas inmigrantes de tierras de guerra y de hambre».
Pero, sobre todo, le ha pedido que ayude a la ciudad «a desarrollar ‘anticuerpos’ contra los virus de nuestro tiempo» como «la indiferencia, la mala educación cívica que desprecia el bien común, el temor de lo diferente y del extranjero».
Le ha pedido también ‘anticuerpos’ contra «la resignación a la degradación medioambiental y ética» y «la explotación de tantos hombres y mujeres», como puede verse en las aceras de muchas calles.

Saluda a 150 enfermos

Francisco ha recordado a María que «hace 175 años, a poca distancia de aquí, en la iglesia de San Andrés delle Fratte, tocaste el corazón de Alfonso de Ratisbona, que en ese momento se convirtió de ateo y enemigo de la Iglesia en cristiano».
El Papa se refería al abogado y banquero judío de Estrasburgo que entró en esa iglesia acompañando a un amigo un buen día de 1842 y se encontró, de repente, con la aparición de la Virgen de la Medalla Milagrosa, radiante de luz, y que, sin necesidad de decirle ni una palabra, cambió por completo su vida.
El banquero se bautizó, entró en la Compañía de Jesús, se ordenó sacerdote y fundó, junto con su hermano Teodoro, también converso, la familia religiosa de «Nuestra Señora de Sión».
Terminada la oración ante la Virgen, el Papa ha saludado brevemente a la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, antes de dedicarse a saludar, bendecir y abrazar a unos 150 enfermos en un ambiente muy familiar y distendido.

Inicio de la temporada navideña.

La fiesta de la Inmaculada marca el inicio de la temporada navideña en Roma, al día siguiente de la apertura del gran Nacimiento monumental en la plaza de san Pedro, que este año es de estilo napolitano y se inspira en las bienaventuranzas. Están ya todas las figuras excepto, naturalmente, la del Niño Jesús, que no se coloca hasta la noche del 24 de diciembre.
Después de saludar a los enfermos, el Papa se ha ido a pie a la cercana iglesia de San Andrés delle Fratte para rezar en la capilla de la aparición de la Virgen, antes de regresar al Vaticano.
Por la mañana, en el rezo del Ángelus con los peregrinos en la plaza de San Pedro, Francisco había invitado a «llamar a María ‘llena de gracia’ como se hace un cumplido con garbo a una mujer diciéndole que tiene aspecto joven».
Según el Papa, María es «siempre joven porque no sufre el envejecimiento por el pecado. El pecado hace envejecer porque esclerotiza el corazón, lo cierra, lo vuelve inerte, le impide florecer».
María fue siempre hermosa porque «su belleza no consistía en el aspecto externo». Era una muchacha sencilla en un pueblecito casi desconocido: «No era famosa. Incluso cuando la visitó el ángel, nadie lo supo. Aquel día no había allí ningún ‘reportero’. No tuvo una vida fácil, pero sí una vida hermosa».
LA HUMANIDAD ESTA EN SERIO PELIGRO DEL SUICIDIO GENERALIZADO.