Loading...

jueves, 13 de diciembre de 2012

EL PAPA YA TWITEA

Catedral de Pisa (Italia)

 

El Padre Lombardi asegura que el mensaje de Benedicto XVI en la red social será «una nueva forma de servicio al Evangelio».

Con más de un millón y medio de seguidores desde que el Papa Benedicto XVI lanzara su primer tuit hace apenas 24 horas, desde el Vaticano se analiza ya un fenómeno, el del «tweet», que si bien «no lleva vida por sí mismo o automáticamente» sí que supone «una nueva forma de servicio al Evangelio»: «Y los tuits dieron fruto y se multiplicaron, por treinta, por sesenta, por cien… Quien tiene oídos para escuchar, que escuche.140 caracteres – cuantos contiene un tweet – no son pocos», reflexiona en un editorial el director general de Radio Vaticana y portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.
Para el padre Lombardi, «la semilla [del tuit] puede caer en un terreno pedregoso o en medio de las zarzas de los prejuicios y sofocar, o caer también en un terreno bueno y disponible y así dar fruto y multiplicarse», tal y como ha venido siendo la palabra de la Iglesia desde el principido de los tiempos.
Y es que para el portavoz de la Santa Sede,tampoco hay mucha diferencia entre esta nueva tecnología y los textos de la Santa Biblia, por ejemplo. ¿Son pocos 140 caracteres? «La mayor parte de los versículos del Evangelio tiene menos; las bienaventuranzas son mucho mas breves. Un poco de concisión no hace mal. Desde hace siglos sabemos que escuchar una palabra de Jesús por la mañana y llevarla en la mente y en el corazón sostiene el camino de una jornada… o de una vida».
Sobre la vorágine que llevan las tecnología el padre Lombardi, que ironiza sobre aquellos que vieron la llegada del Papa Benedicto XVI a «Twitter» como una intrusión, hace hincapié en la necesidad de pararse ante el contenido, más allá de seguidores, retuiteos y demás datos de la era de las redes sociales.
Y...«el nuevo tuiteador apareció en el continente digital para tuitear. Algunos habitantes de ese continente dijeron: "¿Que hace aquí este intruso? ¡En este campo solo nosotros sabemos qué cosa y cómo se debe tuitear!". 
Y se burlaron de él y le dieron la espalda. Otros habitantes del continente digital dijeron: "¡Interesante!"
Veamos si tendrá más seguidores que otros personajes famosos, actores o futbolistas», asegura el Padre Lombardi para volver a la esencia de lo que las nuevas tecnologías como «Twitter» pueden aportar a la Evangelización de la palabra de Dios: «Bien. Hay alguien que se preocupa en decirnos cosas que considera importantes para cada uno de nosotros. Estaremos pendientes para ver y escuchar, y estaremos contentos de retuitearlas a nuestros amigos que se encuentran en búsqueda como nosotros».

«Al servicio del Evangelio»

«Naturalmente el mundo no se salvará a ritmo de tweets, pero sobre el millar de bautizados católicos y sobre los siete mil millones de habitantes del mundo, algunos millones de personas podrán también por este medio sentir al Papa más cerca, sentirlo decirles una palabra, darles una chispa de sabiduría para llevar en la mente y en el corazón, también para compartir con los demás amigos del tweet». En definitiva, desde ayer el Santo Pontífice tiene en su labor diaria esa «nueva forma de servicio al Evangelio».

Por cierto, aquella tradicional Parábola del Sembrador decía (Marcos 4: 1-9): «Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar. Y se le juntó mucha gente; y entrando Él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa. Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: "He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga"».

No hay comentarios:

Publicar un comentario