Loading...

martes, 13 de marzo de 2012

AUMENTAN LAS VOCACIONES CON LA CRISIS

 

Picos de Europa.Canal del Vidrio-España(foto J.A.Miyares)

La crisis económica provoca un repunte de las vocaciones sacerdotales.

  • Aumenta en medio centenar el número de seminaristas españoles
  • 'Aquí no hay paro', asegura el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo
  • La celebración del JMJ también parece estar detrás de las vocaciones
  • En época de crisis la gente busca asideros espirituales
  • Madrid es la comunidad con más número de seminaristas
La crisis económica acerca a Dios. Ésa es al menos la lectura que hace la Iglesia española de los datos estadísticos de los seminaristas españoles, cuyo número ha crecido, rompiendo, por vez primera, la tendencia de la última década. Con 277 nuevos ingresos, 51 candidatos al sacerdocio más que el año pasado. Con 32 ingresos más que el año pasado (se pasa de 245 a 277) y 34 abandonos menos (de 124 a 90). La cifra total de aspirantes a curas se sitúa en 1.278.
La nota de la Conferencia episcopal, que da cuenta de estos datos, no entra en su valoración ni echa las campanas al vuelo. Pero, entre los responsables eclesiásticos, se percibe una sensación de alivio. La situación de invernía vocacional parece haber tocado fondo y comienzan a atisbarse (aquí, sí) ciertos brotes verdes. Se atisba el final del túnel que dura desde finales de los 60.

Tampoco valora la nota del episcopado las causas de este rebrote vocacional. Pero, en la Iglesia, se extiende la idea de que se debe, fundamentalmente, a la crisis económica y a la reciente celebración de la Jornada Mundial de la Juventud, con la presencia del Papa, el pasado mes de agosto en Madrid, rodeado de unos dos millones de jóvenes católicos.
Y es que, en época de crisis, la gente se vuelve hacia lo Alto y busca asideros espirituales. Cuando todo falla, Dios permanece, como Roca inamovible, que proporciona confianza, seguridad y esperanza. En este sentido, las últimas encuestas del CIS demuestran claramente que aumenta el número de personas que se declaran católicos e, incluso, sube el porcentaje de los que van a misa.

El retorno de Dios se nota incluso en los que quieren dedicar su vida entera al servicio del altar. Y es que, como dice el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, "entre nosotros no hay paro". Tanto que, a su juicio, los sacerdotes constituyen "la única clase social que no tiene desempleo". Pero sin ir más allá y sin atreverse a "bendecir" la crisis por sus consecuencias espirituales positivas para la Iglesia.
Mas aún, los responsables eclesiales no admiten una relación directa entre la crisis y el repunte vocacional. Como señala el rector del seminario de Sevilla, Miguel Ángel Núñez, la situación económica "no ha afectado" al número de seminaristas, porque "no se establece una conexión directa entre el aumento de las vocaciones y la crisis".
Eso sí, el rector sevillano reconoce que el perfil del joven seminarista es el de "una persona generosa en el extremo, pues viene a darlo todo por los demás". Y, en época de crisis, es precisamente cuando la gente necesita más caridad y más solidaridad y jóvenes sacerdotes dispuestos a encarnar en su vida la parábola del buen samaritano.

La otra causa que parece estar detrás de este resurgir vocacional es la celebración de la JMJ. Ya, entonces, tanto el Papa como el cardenal Rouco Varela, máximo organizador de las Jornadas, auspiciaban "muchos frutos espirituales, incluso a nivel vocacional". Y al menos algunos se han recogido. Eso sí, no tantos como se esperaban, tras el anuncio de Kiko Argüello en Cibeles de que unos 3.000 jóvenes neocatecumenales habían optado por hacerse curas y monjas. No sabemos cuántas chicas han podido entrar en los conventos, pero los chavales que ingresaron en los seminarios son sólo 277.

Siguiendo la tónica de la última década, en el ranking de seminaristas figura, en primer lugar, Madrid, con 213 (sin incluir los 42 de Getafe y los 19 de Alcalá de Henares), seguida de Toledo con 67, Cartagena con 64 y Córdoba con 60.
Por el contrario, las diócesis con menor número de seminaristas mayores en el curso 2011-2012 son Sigüenza-Guadalajara, que no cuenta con ninguno, y Barbastro, Menorca, Osma Soria, Solsona y Zamora, con uno cada una. Y es que, en épocas de escasez, incluso el "bien de Dios" está mal repartido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario